ETIOLOGIA -las causas de las cosas- "Vemos solo aquello que sabemos"
Martes 25 de Septiembre 2018

La escuela a la que nunca llegamos

1 julio, 2012

Por Ruben Guzzo, SalaStampaEu | 30 Junio 2012
Muawiya, como todos los usurpadores, conquisto el poder con el fraude. Y el cinismo, era solo uno de los componentes de su complejo carácter.

Ni bien llego al poder, como todos los que arriban por primera vez a alguna parte, sintió la necesidad de circundarse de fausto, es decir: de grande ornato y pompa exterior y lujo extraordinario que Mahoma y sus dos primeros sucesores ascetas habían rechazado.

En Damasco encontró el modelo necesario para inspirarse: un complicado ceremonial de los emperadores de Bizancio y Persia que por años tras ambas partes se habían disputado.

Con certeza Muawiya reprodujo una excelente imitación, transformando el Califato, de Republica Electiva a Monarquía Hereditaria… y no solo.

Si bien era un hombre de mundo e inteligente, convertido al Islam por conveniencia, admiró la civilización griega, respetó su cultura y mandó a sus hombres a la escuela.

Los Generales ABUBEKR y OMAR pecaban de analfabetos, y la única cosa que sabian era que Allah es un solo Dios y Mahoma su profeta.

No se les exigían otras nociones para enrolarse en el ejercito, porque los galones se los ganaban con la espada. Tampoco necesitaban instrucciones especiales para aprender de memoria las plegarias. Era consuetud escuchar declamarlas en voz alta tres, cuatro veces para recordar los estribillos.

Posiblemente, tampoco era necesario entender el significado del credo. Tal vez era mejor no comprender nada. Pero con Muawiya las cosas cambiaron, y no encontró dificultad en convertir al Islam a todos los árabes de la Siria, del Irak, de la Palestina y de Egipto.

A esos sumo excelentes profesores y científicos, que esculpieron en la nueva fe todo el bagaje de las culturas hebrea y cristiana, sobre las cuales, los emperadores de Bizancio y de la Persia los habían tenido de cabeza.

Esa cultura era superior a la de Europa Occidental, donde los conquistadores germanos habían sofocado toda la herencia clásica que mas tarde descubrieron.

Gracias a la Iglesia, de la civilización romana respetaron solo la lengua, contaminándola un poco, también su orden jurídico. Del resto: literatura, filosofía, ciencia… etc., solo sobrevivieron pocos textos y documentos que los monjes benedictinos salvaron, escondiendo los mismos en las catacumbas de los conventos, donde difícilmente alguno los consultara.

Europa, deglutida por la barbarie, no sabia casi nada de aquello que supieron los romanos durante los siglos augustos. Una ínfima parte conocía apenas de nombre a Cicerón, Seneca o Virgilio.

El viejo y pobre continente balbuceaba lenguas desarticuladas en busca de una morfología. Se ignoraba entonces que el pensamiento y el discurso tuvieran una lógica y que un cierto Aristóteles hubiese dictado ya las reglas. Todas esas cosas se ignoraban o se habían olvidado, simplemente porque faltaban las escuelas necesarias donde continuar a enseñarlas.

Por fortuna Bizancio se salvo, no fue invadida por los bárbaros. La gran cultura griega sobrevivió, difundiéndose en todas las provincias del Imperio, incluyendo aquellas que Muawiya conquisto y los sucesores ocuparon mas tarde.

Maravillados ante la perfección del arte griego, los árabes fueron cautivados por Euclides, Hipócrates y Platón. De su parte, además del Corán, no tenían nada mas que oponer a esos genios seductores.

De ahí comenzó la fertilización de la civilización árabe, dentro la cual sirvieron de mediadores los hebreos, que no tenían dificultad para traducir del griego al árabe por el parentesco de esas lenguas con las que hablaban en casa. Con el tiempo y la expansión de los moros, se fundaron algunos monasterios donde cultivaron ese modo de aprender.

Madraza di Ben Youssef, es uno de esos complejos arquitectónicos, construido en pleno desierto de Marruecos en 1565 y restaurado en 1982, hoy, representa para la humanidad, uno de los templos de la diversidad del saber…la escuela a la que nunca llegamos.

© 2012 ElCanilita.Info – Todos los derechos reservados

Fuente: SalaStampaEu

Información de dominio público

ElCanillita.info     ↑ Volver al inicio

Palabras Clave: